La Grimas


Es de noche en el siglo
y no hay estrellas vivas
cuya luz ilumine
los ojos de los hombres.
El viento es incesante;
suspira entre osamentas
que una vez respiraron.
En los bosques sin fronda
se acentúa el silencio,
ya que todos los pájaros
huyeron hacia arriba
para morir sin aire
en las alturas blancas.
Tan sólo el agua vive
como un sueño azulado
bajo infinitas curvas.

Es de noche en el siglo.
Los dioses emigraron
de este tiempo imposible.
Si tu deseo de una Tierra mejor no es permanente, esto no lo escribí para Ti.
Si el dolor de las víctimas lo clasificas según su procedencia, no vuelvas a leerme.
Si aun no comprendes que estamos todos juntos, que la Tierra toda es un solo pueblo, vuelve cuando lo entiendas.